Claustrofobia

Tipos | Causas | Síntomas | Tratamiento

La claustrofobia es el miedo intenso e irracional a los espacios cerrados, un trastorno de ansiedad que puede provocar ataques de pánico.

Claustrofobia => Miedo a los lugares cerrados

Proviene de la palabra latina claustrum que significa cerrado, y de palabra griega, fobos que significa miedo/temor irracional.

Datos rápidos sobre la claustrofobia:

  • Las situaciones más comunes que activan esta fobia suelen ser entrar dentro de un ascensor, una habitación pequeña sin ventanas, un túnel, o incluso subir a un avión.
  • Los síntomas principales incluyen ansiedad y miedo.
  • Las causas pueden incluir tanto factores genéticos como aprendidos.
  • El tratamiento psicológico, e incluso algunos consejos pueden ayudar a las personas claustrofóbicas a superar su miedo.

Tipos de Claustrofobia

A pesar de su definición, la claustrofobia abarca más que el miedo a los espacios cerrados.

Tipos de Claustrofobia

En ese sentido, se suele hablar de 3 tipos de claustrofobia:

  • Miedo a los lugares cerrados o limitados. Se trata del temor mas común entre las personas claustrofóbicas. Sienten ansiedad en espacios que por sus pequeñas dimensiones, generan la idea de estar cerrados o sellados, por lo cual puede ser difícil salir.
  • Temor a la restricción de movimiento y a no poder escapar. Si bien puede derivarse del anterior, es distinto ya que una persona claustrofóbica puede sentir temor también ante espacios abiertos en los que por la gran cantidad de personas puede ser difícil escapar, por ejemplo en un concierto al aire libre.
  • Miedo a la asfixia por quedarte sin oxigeno. En los trastornos de ansiedad es normal temer quedarte sin aire y no poder respirar debido a la sensación de falta de aire, pero para algunos pacientes claustrofóbicos este temor va más allá, y tienen miedo a morir asfixiados por agotar el aire que se encuentra en el lugar cerrado.

Más sobre los Tipos de Claustrofobia

Causas de la Claustrofobia

Si bien existe una predisposición genética, en la gran mayoría de los casos, las causas de la Claustrofobia implican uno o varios eventos traumáticos en la infancia haciendo que la persona asocie los lugares pequeños con la sensación de pánico y ansiedad.

Las experiencias que pueden tener este efecto pueden incluir:

  • Estar atrapado o mantenido en un lugar confinado, ya sea por accidente o a propósito.
  • Padecer abuso infantil o incluso bullying.
  • Perderse lejos de los padres o amigos en una zona abarrotada de personas.

Pero además, la claustrofobia también puede derivarse de un comportamiento aprendido. Por ejemplo si uno de tus padres tiene miedo de estar encerrado, de niño puedes observar su comportamiento y desarrollar los mismos temores.

Más sobre las Causas de la Claustrofobia

Síntomas de la Claustrofobia

La claustrofobia es un Trantorno de Ansiedad y sus primeros síntomas suelen aparecer durante la infancia o la adolescencia.

Síntomas de la Claustrofobia

Los síntomas de la Claustrofobia suelen incluir:

  • Miedo intenso y ansiedad ante los espacios cerrados o limitados
  • Aceleración del ritmo cardiaco
  • Mareos e incluso desmayo
  • Hiperventilación, es decir exceso de respiración
  • Sensación de asfixia a pesar de estar hiperventilando
  • Temblores y nauseas
  • Sudor y escalofríos
  • Entumecimiento
  • Confusión y desorientación
  • Dolor en el pecho
  • Miedo a perder el control
  • Ataques de pánico
Incluso el mero hecho de pensar en un lugar cerrado o incluso verlo en televisión puede provocar ansiedad en una persona claustrofóbica.

Otro síntoma importante de la claustrofobia es la evitación constante de espacios cerrados, por lo que es habitual que las personas claustrofóbicas eviten situaciones como volar en avión o entrar en un ascensor.

Comportamientos habituales en personas claustrofóbicas:

  • Comprobar permanentemente las salidas al entrar en una habitación y tratar de permanecer siempre junto a ellas.
  • Sentir ansiedad cuando las puertas están cerradas.
  • Evitar conducir o utilizar transportes públicos cuando es probable que hay mucho tráfico en el trayecto.
  • Utilizar las escaleras en lugar del ascensor, incluso en casos de dolores musculares.
  • Evitar situaciones que puedan implicar restricción de movimiento como por ejemplo hacer cola en el supermercado.
  • Al planificar unas vacaciones comprobar que te asignan una planta baja o poco elevada.

Se estima que alrededor de un 5 por ciento de la población sufre claustrofobia, y a pesar de que los síntomas pueden ser graves, la mayoría de personas no buscan tratamiento.

Más sobre los Síntomas de la Claustrofobia

Tratamiento de la Claustrofobia

Tras diagnosticarte Claustrofobia, un psicólogo puede recomendarte una o más de las siguientes opciones de tratamiento:

  • Ejercicios de relajación y visualización: respiraciones profundas, meditar y hacer ejercicios de relajación muscular puede ayudarte a lidiar con los pensamientos negativos y la ansiedad.
  • Terapia cognitiva conductual: El objetivo es entrenar tu mente para que dejes de sentirte amenazado por los sitios cerrados.
  • Exposición gradual progresiva: exponerte lentamente a espacios cerrados ayudándote a lidiar con tu miedo y tu ansiedad. Actualmente, gracias a las nuevas tecnologías, cada vez es más habitual entre los psicólogos el uso de realidad virtual como método de exposición gradual y controlada a la claustrofobia.
  • Terapia farmacológica: Los antidepresivos y relajantes pueden ayudarte a controlar los síntomas en caso de que sufras una claustrofobia grave, pero no resolverán el problema subyacente.

El tratamiento suele durar alrededor de 12 sesiones, aunque la duración exacta varía en cada caso dependiendo del nivel de claustrofobia. Con el tratamiento adecuado, se puede superar la claustrofobia.

Más sobre el Tratamiento de la Claustrofobia

Estrategias de afrontamiento

Las estrategias que pueden ayudar a las personas a hacer frente a la claustrofobia incluyen:

  • Permanecer en el lugar si se produce un ataque. Si estás conduciendo, puede incluir detenerte a un lado de la carretera y esperar hasta que los síntomas pasen.
  • Recordarte que los pensamientos y sentimientos aterradores pasarán.
  • Trata de centrarte en otra cosa, por ejemplo, examina la baldosa del suelo o continua hablando con otra persona.
  • Respira lenta y profundamente, contando hasta tres en cada respiración.
  • Desafía tu miedo recordando que la amenaza no es real.
  • Visualiza resultados positivos.

A largo plazo las estrategias pueden incluir empezar clases de yoga, aprender técnicas de relajación y acudir al psicólogo.

Fobias relacionadas:

Más Información sobre la Claustrofobia

Sobre Eva Mª Vallejo

fobiass.com

Me llamo Eva Mª Vallejo, soy la creadora de fobiass.com y durante más de 15 años he trabajado como Psicóloga en Palma de Mallorca y Via Online especializada en el tratamiento de fobias y trastornos de ansiedad.

No dudes en contactar conmigo si tienes dudas sobre alguna fobia o si quieres concertar una cita.

➤ Teléfono: 677 66 55 88
➤ Email: evallejo1979@gmail.com