Claustrofobia Test ▷¿Eres Claustrofóbico?

¿Alguna vez te has sentido incómodo al entrar a un ascensor? ¿Has imaginado que las paredes se cierran a tu alrededor, que la puerta se bloquea y que no volverá a abrirse? ¿Que estás atratapado y no puedes escapar?

Test de Claustrofobia

Realiza este simple Test de Claustrofobia y determina en menos de 5 minutos si padeces esta fobia, como de grave es, y si es recomendable que acudas a terapia.

¡Los pasos son muy sencillos! Indica el nivel de ansiedad que sentirías si te encontraras en las siguientes situaciones:

Test de Claustrofobia

1. Estar en un baño público y se atasca la cerradura

2. Estar en un vagón del metro lleno de gente

3. Estar en un ascensor abarrotado de personas, sin poder salir fácilmente

4. Estar en el punto más alejado de la salida en una mina subterranea.

5. Bucear en un tanque de agua durante 15 minutos

6. Estar atado con las manos detrás de la espalda durante 15 minutos

7. Trabajar debajo de un coche durante 15 minutos

8. Estar encerrado en una habitación pequeña y bien iluminada sin ventanas durante 15 minutos

9. Sentirte atrapado en ropa estrecha y no poder quitársela

10. Estar durante 15 minutos dentro de un avión estando en tierra y con la puerta cerrada



¿Eres Claustrofóbico?

La respuesta más común entre las personas claustrofóbicas es la evitación de lugares pequeños, procurando mantenerse constantemente en espacios abiertos, tanto personal como laboralmente.

A corto plazo puede parecer una solución razonable, pero este tipo de conducta de evitación suele acabar afectando a la vida cotidiana del claustrofóbico:

  • Los problemas laborales pueden ser recurrentes por faltar a reuniones o simplemente a la oficina, por no poder trabajar en un local cerrado o pequeño.
  • En algunos casos pueden desarrollar problemas musculares como consecuencia de subir largos tramos de escaleras rehuyendo el ascensor o por caminar largas distancias para evitar el uso del automóvil, túneles, el metro o incluso autobús.
  • También es común manifestar claustrofobia al subir a un avión, por lo que las personas claustrofóbicas suelen acabar restringiendo su vida a lugares cercanos y a trabajos que no les requieran desplazarse largas distancias en avión.
  • En ocasiones la persona va aumentando poco a poco la lista de lugares que evita, pudiendo llegar a evitar ir al teatro, al cine o a restaurantes, y todo tipo de espacios confinados, e incluso dejando siempre abierta la puerta del baño.
  • Por otro lado, su vida personal y afectiva puede verse afectada ya que todos estos comportamientos pueden producir cambios constantes de humor afectando a su día a día y desestabilizando constantemente la dinámica de sus relaciones interpersonales.

Una persona claustrofóbica puede ser incapaz de realizar procedimientos médicos de vital importancia, como una Resonancia Magnética ya que debe permanecer por algunos minutos inmóvil dentro de la maquina.

Una fobia bidimensional

Claustrofobico

En la década del 90, el concepto de Claustrofobia se reducía al miedo hacia los espacios cerrados, no obstante, a través del estudio de diversos pacientes, un grupo de psicólogos estadounidenses descubrió que el verdadero temor surge por lo que podría suceder en este espacio reducido.

Actualmente, para el diagnostico de esta fobia es necesario que la persona tenga la creencia de que no podrá recibir la ayuda necesaria en caso de un ataque de pánico.

Estos investigadores determinaron que son dos los fenómenos que caracterizan este miedo: la restricción y la asfixia. El primero alude tanto a la restricción del movimiento (no poder moverse) como al confinamiento (no poder salir si se desea hacerlo); y el segundo apunta a tres clases de situaciones: creer que el aire no es suficiente en el lugar, pensar que el acceso de aire se encuentra bloqueado y sentir que se padece de algún problema físico que impide una respiración normal.

Ambos fenómenos se presentan en conjunto en los episodios claustrofóbicos, por lo cual representan buenos indicadores para determinar la existencia de esta fobia. Los test tradicionales que se guían por esta constitución bidimensional, presentan una serie de enunciados que recogen ambos aspectos, por ejemplo:

Miedo a la restricción

  • Estar esposado durante 15 minutos.
  • Tener las piernas atadas a una silla sin poder moverse.
  • Llevar una camisa de fuerza durante 15 minutos.

Miedo a la asfixia

  • Aguantar la respiración mientras se hace un ejercicio físico intenso.
  • Nadar llevando una pinza en la nariz.
  • Estar en un ascensor en el piso más bajo con la puerta cerrada.

Uso terapéutico de los test de claustrofobia

Los síntomas de la claustrofobia colindan muy de cerca con los de otros trastornos, como el ataque de pánico, la agorafobia, el trastorno de angustia generalizada y la depresión. Por ello, la presencia de síntomas asociados a estos trastornos puede arrojar pistas sobre la presencia de esta fobia, no obstante, es preciso realizar un diagnóstico diferencial para descartar otras enfermedades del estado de ánimo.

Los test de claustrofobia pueden utilizarse en el espacio terapéutico como un método alternativo para obtener más pruebas sobre lo que reporta el paciente. Por lo general, este tipo de personas asisten a consulta con claros síntomas que remiten a esta fobia, no obstante, estos test pueden servir para medir la gravedad e intensidad del trastorno.

Uno de sus usos más valiosos puede apreciarse en espacios hospitalarios, para aquellos pacientes que deben realizarse un estudio de Resonancia Magnética o Rayos X. Puede que estas personas no tengan conocimiento de su miedo hasta encontrarse a mitad del estudio, por lo cual, es de provecho realizar estos test para descarta esta fobia o bien determinar su existencia e intensidad. Esto puede aminorar la ansiedad en los pacientes, así como generar empatía y confianza con el equipo médico.

En síntesis, es importante contar con los test de claustrofobia en lugares como espacios hospitalarios, centros de ayuda psicológica, y en la vida cotidiana para quienes desempeñan trabajos atípicos en espacios reducidos y zonas confinadas, como el metro.

¿Qué puedo hacer durante un episodio Claustrofóbico?

No es sencillo para una persona claustrofóbica lidiar con el temor que generan los espacios cerrados. La sensación de incapacidad atraviesa el cuerpo e inmoviliza la conciencia. Por lo cual, es imperativo desarrollar formas de lograr un cierto nivel de tranquilidad.

➤ Si te ocurre un episodio claustrofóbico:

  1. Respira profundamente, intentando relajar tus músculos con cada exhalación.
  2. Evoca pensamientos agradables o bien concéntrate en tu objetivo en aquel lugar.
  3. Si te encuentras acompañado, intenta entablar una conversación.
  4. Ubica las puertas de salida o acércate a las ventanas para crear la sensación de apertura.
  5. Acompáñate de personas que te generen confianza, bien sean familiares o amigos.

➤ Si le ocurre a alguien a tú alrededor:

  1. Estimula a la persona a mantener una respiración constante, lenta y profunda.
  2. Acércala a una ventana o a la puerta de salida.
  3. Toma su mano o pon la tuya en su hombro, ya que el tacto tranquilo contribuye a generar una sensación de bienestar.
  4. Entabla una conversación.
  5. Llama a emergencias si la persona manifiesta necesitarlo.

Artículos Siguientes

Sobre Eva Mª Vallejo

fobiass.com

Me llamo Eva Mª Vallejo, soy la creadora de fobiass.com y durante más de 15 años he trabajado como Psicóloga en Palma de Mallorca especializada en el tratamiento de fobias y trastornos de ansiedad.