Talasofobia

Síntomas | Causas | Tratamiento | Estrategias de Afrontamiento

La talasofobia (del griego thalassa, mar y de fobos, temor) es el miedo al océano, al mar o a las grandes masas de agua, estando muy relacionado con el temor de estar mar adentro, lejos de la costa o con encontrarse con criaturas marinas.

Talasofobia miedo al mar y a las criaturas marinas

Si bien es común confundir esta fobia con la hidrofobia (miedo al agua) no son lo mismo.

La hidrofobia o acuafobia implica un miedo al agua, pudiendo temer ahogarse en una piscina pequeña, mientras que la talasofobia se centra en cuerpos de agua que parecen vastos, oscuros, profundos y peligrosos. En muchos casos, la persona no teme tanto al agua en si misma sino a no poder volver a la costa o a la incertidumbre de lo que pueda esconderse bajo la superficie.

Síntomas

Una persona con talasofobia experimenta miedo y ansiedad al adentrase en el mar que no se corresponde con el peligro real que supone.

Las personas con talasofobia pueden temer:

  • Nadar en el mar o estar cerca de la costa o del océano
  • Subir abordo de un barco
  • Visitar una playa

En los casos más graves, los síntomas pueden ser desencadenados incluso por imágenes o pensamientos del océano u otras masas de agua profundas.

La ansiedad que causa la talasofobia activa la respuesta de lucha o huida, que es la forma en que el cuerpo se prepara para el peligro. Esto produce síntomas físicos, tales como un elevado ritmo cardíaco, sudores y respiración entrecortada.

En los casos más graves, esta respuesta se puede intensificar pudiendo producir ataques de pánico, incluyendo:

  • Palpitaciones del corazón
  • Mareos
  • Hiperventilación y sensación de ahogo
  • Nauseas y vómitos
  • Sentimiento de irrealidad
  • Necesidad de escapar
  • Sensación de fatalidad inminente y de pérdida de control

El estrés resultante de la talasofobia puede hacer que la persona evite cualquier situación que pueda desencadenar los síntomas, incluso acercarse a una zona de playa o costera.

>> REALIZAR TEST DE TALASOFOBIA

Causas

El miedo al océano o talasofobia puede deberse a una combinación de factores que normalmente incluyen la propia naturaleza del mar, factores de crianza y experiencias vividas.

Experiencias pasadas

Uno de los motivos más habituales de la talasofobia suele ser debido a las experiencias pasadas relacionadas con el mar. Estas experiencias pueden incluir desde ver ahogarse a un ser querido o la inseguridad al aprender a nadar, hasta haber visto en televisión noticias relacionadas con el ataque de un tiburón o un tsunami.

muelle con oleaje

En ocasiones es común que la persona no recuerde el desencadenante específico de su fobia, sobretodo en el caso de fobias situacionales que como ocurre con la talasofobia suelen iniciarse durante la infancia.

Genética

Desde la perspectiva de la naturaleza, la evolución y la genética pueden jugar un papel importante en el desarrollo de las fobias. Algunos de nuestros antepasados tenían más probabilidades de sobrevivir y transmitir sus genes en caso de no adentrarse demasiado en mar abierto.

Crianza

La observación del temor al mar en personas cercanas, sobretodo en los padres, puede hacer que el niño copie la conducta de sus padres y aprenda a reaccionar con ansiedad ante situaciones relacionadas con el océano.

Tratamiento

El tratamiento de la talasofobia es realizado por un psicólogo mediante el uso terapia psicológica. El tratamiento sule incluir:

Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitivo conductual (TCC) es un tipo de terapia de conversacional, en la que el psicoterapeuta te ayuda a modificar tus pensamientos y creencias irracionales para reducir la ansiedad que te causan.

Específicamente en el caso de la talasofobia, el terapeuta te puede ayudar a identificar los pesamientos relacionados con el mar que te crean ansiedad, y a reemplazarlos por otros más realistas y apropiados, además de comprender como estos pensamientos afectan a tus emociones y a tu comportamiento.

Parte de la terapia también puede incluir el aprendizaje de técnicas de relajación (normalmente respiración diafragmática o relajación muscular progresiva), para que aprendas a reducir por ti mismo tu ansiedad al acercarte al mar.

Terapia de exposición

La terapia de exposición implica la aproximación gradual y progresiva al océano, empezando normalmente por simular o imaginar ese contacto.

El objetivo es que interiorices poco a poco que el mar no es peligroso, y que gradualmente te sientas más seguro y capaz de enfrentarte a la situación temida.

Durante la terapia de exposición, un psicólogo puede utilizar los siguientes elementos empezando por una exposición muy leve, y aumentando poco a poco la intensidad:

  • Exposición imaginada:Exposición imaginaria: implica que imagines en detalle el objeto o la situación que temes. Una persona con talasofobia puede empezar por imaginarse en una playa cerca de la orilla del mar durante las primeras sesiones.
  • Realidad virtual: antes e la exposición real, puede ser muy recomendable un acercamiento progresivo mediante realidad virtual. Algunos psicólogos disponen de gafas de realidad virtual que mediante una aplicación simulan el océano, y al ponértelas puedes practicar técnicas de relajación mientras te encuentras nadando o cerca de un mar virtual.
  • Exposición en vivo: normalmente la exposición en vivo suele ser la última fase del tratamiento, y aún así suele hacerse de una forma muy gradual. Pudiendo empezar por ejemplo por tomarse un helado en un chiringuito que esté cerca de una playa, un puerto o un paseo marítimo.

Si bien algunos pocos psicólogos recomiendan una exposición por inmersión directa, la gran mayoría suelen recomendar una exposición muy gradual, en la que el paciente vaya ganando seguridad con cada paso que logra superar.

Estrategias de afrontamiento

Lidiar con la talasofobia puede suponer un gran reto, pero hay algunas cosas que puedes hacer para afrontar y aliviar tus miedos.

Técnicas de relajación

Cuando experimentes ansiedad al estar cerca del agua, mojado, o incluso al pensar en el mar, prueba a realizar una técnica de relajación para calmar tu mente y tu cuerpo.

Como te comentaba anteriormente, las técnicas más usadas suelen ser los ejercicios de respiración y la relajación muscular progresiva (también llamada relajación de Jacobson).

Cuanto más practiques estas técnicas de relajación, más fácil te será controlar tus síntomas de ansiedad y tus miedos.

Autoexposición

Si bien la exposición dirigida por un psicólogo suele ser la mejor opción, también puedes realizar por ti mismo la exposición gradual para afrontar tu miedo al mar.

Comienza por visualizarte cerca de aguas profundas, por ejemplo paseando por un puerto o dentro de un barco bien amarrado, aunque si te produce mucha ansiedad, prueba a imaginarte paseando por un paseo marítimo tomando un helado con tu pareja, hijo o con alguien de confianza.

Mientras realizas esta visualización prueba a practicar las técnicas de relajación del punto anterior para que te ayuden a relajarte.

tratamiento mediente exposición al mar | chica junto al mar

Con el tiempo, exponte gradualmente a la fuente de tu miedo, comenzando por ejemplo con imágenes de una pequeña playa o puerto, para proseguir más adelante con imágenes de una pequeña masa de agua (quizás un pantano, o rio) y cuando lo tengas dominado prueba con fotos mar adentro o de un océano.

En cada ocasión, usa las técnicas de relajación para aliviar tu ansiedad y tu miedo, y cuando te sientas más seguro prueba a acercarte a una playa o a un puerto reales.

Con el tiempo, tu miedo al mar debería remitir poco a poco y deberías encontrar mucho más fácil acercarte al mar y nadar en el.

Mantén siempre las precauciones adecuadas y no te expongas a una situación potencialmente peligrosa. La clave es enfrentarte a tus miedos en un entorno controlado y seguro.

Date tiempo y se paciente contigo mismo, habrá días malos, pero puedes hacer frente a tus miedos.

Si te lo puedes permitir, busca la ayuda de un psicólogo, con su pautas, su orientación y su guía, te será mucho más fácil superar la talasofobia.

Fobias relacionadas:

Esta web usa cookies, puedes ver la política de cookies, aquí -
Política de cookies +