Potamofobia

La potamofobia proviene del griego potamós, que significa «río», y phobos que significa «miedo» o «temor», por lo cual se define como la fobia a los ríos o afluentes. Se trata de una fobia específica que se caracteriza por una ansiedad incontrolable cuando la persona se encuentra en un río o cerca de uno.

Potamfobia ▷ Miedo a los ríos

Características de la potamofobia

En la potamofobia el miedo es causado por el agua de un cuerpo acuático contenido, como los ríos, manantiales y arroyos, al contrario de los cuerpos acuáticos abiertos, como los océanos y mares.

Quienes sufren de potamofobia pueden temerle a ríos, riachuelos, quebradas, arroyos, manantiales y cascadas.Estar cerca de estos cuerpos de agua o dentro de ellos (nadando o en un bote), puede ocasionar los mismos síntomas que cualquier otra fobia:

  • Miedo o temor desorganizado, el cual se traduce en un pensamiento de muerte.
  • Sentimientos de ansiedad incontrolables.
  • Taquicardia.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Nauseas, vómitos, desmayos.
  • Deseos de escapar o huir.

Es por ello que la mayoría evita los ríos, lo cual puede ser sencillo para algunos, por ejemplo, quien sufre de potamofobia y vive en la ciudad sin río, puede serle sencillo lidiar con su miedo, e inclusive puede desconocerlo. Este no surgirá hasta que la persona se encuentre con un río o un arroyo.

Mientras que quienes viven en el campo o la montaña, pueden desarrollar un malestar mucho más intenso, ya que existe la constante posibilidad de encontrarse con el objeto que les produce temor. En estos casos, es más difícil escapar, y por tanto, la ansiedad es mucho mayor.

Causas de la potamofobia

Como otras fobias específicas, la potamofobia es consecuencia de algún acontecimiento importante, que probablemente haya sido experimentado en la niñez. La intensidad de esta vivencia es tal, que la persona no pudo superarla y olvidarla con los años, sino que más bien quedó fijada en sí mismo, y por ello la reproduce en la actualidad.

Estos acontecimientos pueden ser traumas relacionados con caer a un río o ser arrastrado por la corriente de un cauce de agua. También puede ser una experiencia sorprendente, no necesariamente directa, ya que ver a alguien más ahogarse en un manantial o ser arrastrado por la corriente, pudo haber generado una impresión difícil de olvidar.

Asimismo, esta fobia también puede adquirirse por miedo a otras cosas, como por ejemplo no saber nadar, temerle a lo que posiblemente se encuentre “en el fondo” del río, o incluso por el aspecto mismo del riachuelo, ya que hay cauces de agua y cascadas bastante altas, ruidosas y agresivas.

Otras fobias relacionadas con el agua

Existen otras fobias específicas relacionadas con el agua:

  1. Talasofobia: es el miedo al océano o mar abierto, y puede ser causado por la sensación de no tener un soporte firme cuando se encuentra rodeado de tanta agua. Además, puede ser un temor motivado por toda la fauna marina que se encuentra en los océanos.
  2. Cimofobia: es el miedo a las olas y a aquellos movimientos rápidos y agresivos que ocurren en los cuerpos de agua grandes, como el océano o el mar cuando se encuentra estremecido por alguna tormenta o viento muy fuerte.
  3. Acuafobia o hidrofobia: es el miedo al agua, esta vez, en todas sus presentaciones. Al contrario de las fobias expuestas anteriormente.

Puede ser realmente difícil lidiar con la potamofobia, especialmente si vives cerca de un riachuelo, e incluso si trabajas en un río pescando. Por ello puede ser útil recurrir a un especialista para indagar la causa de tu ansiedad ante estos cuerpos de agua y así desarrollar herramientas y estrategias para afrontar este temor.

Esta web usa cookies, puedes ver la política de cookies, aquí -
Política de cookies +