Fobias > Claustrofobia > Agorafobia

Agorafobia y Claustrofobia ▷Dos caras de la misma moneda

A pesar de que tanto la Claustrofobia como la Agorafobia incluyen el Miedo a No Poder Escapar, ambas fobias son catalogadas como trastornos opuestos o contrarios, ya que el primero hace referencia al miedo a los espacios abiertos y el segundo a los espacios cerrados.

Claustrofobia y Agorafobia

Es importante aclarar que ambas fobias no se diferencian por el efecto que producen (ya que ambas generan ansiedad y miedo), sino por el lugar en el que se activan.

Agorafobia y Claustrofobia

Tanto la claustrofobia como la agorafobia producen los mismos síntomas:

  • Crisis de ansiedad o ataque de pánico.
  • Creencia de que no se podrá salir del lugar o que no se podrá recibir ayuda en caso de una emergencia.
  • Aceleración del ritmo cardíaco y aumento del ritmo al respirar.
  • Opresión en el pecho.
  • Sudoración excesiva y variación de la temperatura (aumento o disminución).
  • Nauseas, vómitos y temblores en las extremidades.

Debido a la alteración fisiológica, algunas personas pueden desmayarse, sufrir dolores de cabeza y de estómago, temblores y vómitos.

Si bien estos síntomas son propios de ambas fobias, los psicólogos las diferencian gracias a la particularidad del estímulo fóbico y la verdadera causa del miedo. Aún cuando la agorafobia y la claustrofobia colinden muy cerca, son trastornos que atienden a miedos específicos.

Claustrofobia ▷Miedo a lugares pequeños

Se ubica dentro de la categoría de fobias específicas, y hace referencia a un miedo intenso e irracional a espacios pequeños, cerrados o estrechos. Este miedo es primitivo y sirve como defensa a la posibilidad de quedar atrapado.

Estos pacientes experimentan crisis de ansiedad en elevadores, automóviles o autobuses (cuando deben permanecer mucho tiempo en los mismos), habitaciones pequeñas o carentes de ventanas, aviones, equipos de exámenes médicos como las Resonancias Magnéticas, túneles, trenes, subterráneos, minas o cuevas.

Los síntomas mencionados pueden iniciar incluso antes de ingresar a este tipo de lugares, ya que la ansiedad anticipatoria acompaña constantemente al paciente claustrofóbico, activando la fobia en cualquier circunstancia.

Los psicólogos resaltan que no es el espacio en sí lo que genera el ataque de pánico, es decir, la persona no le teme al elevador o al avión propiamente, sino a lo que podría ocurrir allí y cómo podría solucionarlo.

En este sentido, la persona teme que si le llega a fallar la respiración, sufra un desmayo o un ataque al corazón, la ayuda médica no podrá ingresar al lugar a tiempo, o bien si simplemente quiere salir rápido del lugar, no podrá hacerlo debido a su estrechez por ser un lugar cerrado.

En otras palabras, el claustrofóbico percibe estos sitios como lugares que por sus características, pueden no tener salida o escapatoria, o que la misma será muy difícil. Estas personas temen quedar atrapadas.

La claustrofobia es causada por un trauma infantil, el más común es quedar, de hecho, encerrado en un lugar pequeño. A partir de tal experiencia, la persona puede generalizar el miedo y la ansiedad a sitios y situaciones similares.

Agorafobia ▷Miedo a los lugares abiertos

Al contrario de la claustrofobia, la agorafobia es comprendida como el miedo a los espacios abiertos, especialmente aquellos repletos de personas. El nombre de esta fobia proviene del griego ágora=plaza pública y fobia=miedo, lo cual permite comprender su característica principal: el temor a los espacios públicos.

Las personas agorafóbicas experimentan crisis de ansiedad en cualquier lugar abierto (e incluso cerrado) que se encuentre abarrotado de gente, como centros comerciales, supermercados, tiendas, conciertos, puentes, bulevares, filas o colas, etc.

Esta fobia puede presentarse en lugares cerrados siempre y cuando se encuentren llenos de personas, lo cual denota la característica esencial a tener en cuenta para diferenciarla de la claustrofobia, y es que el paciente siente miedo de sufrir un ataque de pánico y por tanto hacer el ridñiculo ante los presentes.

Esta clase de pacientes temen experimentar una crisis de ansiedad, alguna insuficiencia renal, una complicación médica o realizar una torpeza (como tropezarse y caer sobre alguien) frente a las personas que se encuentran alrededor.El miedo y la vergüenza se unifican en este trastorno.

El miedo a sufrir un ataque de pánico y avergonzarse es lo que produce la agorafobia, y como consecuencia de encontrarse en un lugar lleno de personas, el paciente puede temer que los paramédicos no puedan acceder y brindarle ayuda.

➢➢➢Conclusión

Si has experimentado ataques de pánico tanto en un ascensor como en una plaza pública durante un evento local, seguramente no tengas claro si padeces una u otra fobia, en ese caso, ten en cuenta los siguientes puntos para determinar si sufres de claustrofobia, agorafobia o ambos:

Claustrofobia

  1. La ansiedad anticipatoria ocurre minutos antes de entrar a un ascensor, una habitación pequeña o carente de ventanas, el subterráneo o tomar un vuelo.
  2. Los síntomas se presentan con frecuencia en sitios pequeños, con poca afluencia de gente y escasa ventilación.
  3. El temor se encuentra supeditado a la creencia de no poder escapar del lugar por ser pequeño o por estar cerrado.

Agorafobia

  1. La ansiedad anticipatoria puede ocurrir con el solo pensamiento de tener que salir de casa para ir al supermercado o pasear a tu cachorro en la plaza más cercana.
  2. Los síntomas se presentan frecuentemente en lugares abiertos con mucha afluencia de personas.
  3. La causa de la ansiedad es el miedo a sufrir un ataque de pánico y a sentir verguenza por ello frente a los presentes.

Si tu ansiedad supera los límites de lo que puedes tolerar o controlar, considera acudir a un psicólogo para ser diagnosticado correctamente, ya sea de agorafobia o claustrofobia, y para recibir el tratamiento más adecuado.

<< CLAUSTROFOBIA AVIÓN
>> CAUSAS DE LA CLAUSTROFOBIA

Volver a 【Claustrofobia】